Agitado por un trueno

 

von  Rita Klement

Georg Raphael Donner (esp.: el trueno) fue uno de los artistas austriacos más importantes del siglo XVIII y su famosa fuente del Neuer Markt es sin duda una de las más conocidas y bellas de Viena. Pero Donner creó toda una serie de otras obras de arte, algunas de las cuales son poco conocidas y otras están casi por descubrir.

 

 

Georg Raphael Donner nació en 1693 muy cerca de la entonces capital y residencia imperial. El pequeño pueblo de Essling, en Marchfeld, forma parte hoy del 22º distrito municipal de Viena. Su padre era carpintero, y a los 11 años Georg Raphael ya era aprendiz del joyero de corte y de cámara Kaspar Brenner. A los 17 años llegó a Giovanni Giuliani, que trabajaba en la abadía de Heiligenkreuz. [1]

Entre los primeros trabajos de Donner, es una de esas obras de arte poco conocidas que se mencionan al principio, se encuentra una de las joyas arquitectónicas absolutas de St. Pölten: el relieve del frontón de la casa de Herrenplatz 2. El palacio fue construido en 1724/25 para el subcomisario del barrio bajo el Wienerwald Jakob Weinhardt von Thürburg. Mientras que en el pasado se daba por hecho que Jakob Prandtauer, considerado en su día omnipresente en St. Pölten, era el autor, ya que la construcción estaba en manos de su pariente Joseph Munggenast, ahora está claro que es más probable que el edificio pertenezca al círculo en torno a Johann Lukas von Hildebrandt. Para el relieve del frontón de la Aurora, que aquí triunfa sobre la oscuridad esparciendo rosas y se sumerge en las profundidades con gran emoción, se trajo al entonces todavía joven Georg Raphael Donner. Donner, sin embargo, sólo diseñó el relieve, la ejecución del trabajo de estuco fue responsabilidad del escultor de St. Pölten Joseph Pabel. [2]

Sin embargo, parece que Donner aún no pudo establecerse por completo en Viena; otros artistas habían ocupado todos los nichos, por lo que en 1725, tras algunos viajes, por ejemplo a Dresde e Italia, se dirigió primero a Salzburgo. [3] Desde allí viaja de nuevo a Italia en 1729 para comprar material pétreo, y luego continúa hacia Presburgo, pues allí ha entrado entretanto al servicio del príncipe-príncipe conde Emmerich Esterházy. En la capital del Reino de Hungría, Donner ya mantiene un gran taller y emplea a varios alumnos. [4] Sin embargo, el tiempo que pasó en Pressburg fue también de gran importancia para su obra artística en otro aspecto, ya que fue aquí donde trabajó por primera vez con plomo. Con la fundición de metales, en la que Donner estaba interesado desde hacía tiempo, se le abrió un nuevo lenguaje formal y en Pressburg llegó a tener su propia casa de fundición. [5]

Andromedabrunnen/Altes Rathaus Wien; © Rita Klement; Link

Pero, a pesar de sus éxitos en Hungría, la conexión con la capital y la residencia imperial no se rompió y en 1739 Donner regresó definitivamente a Viena. Pero -y esto es una novedad absoluta- Donner no trabajó aquí principalmente para la casa imperial o la alta nobleza, como era habitual, ¡sino para la burguesía y el ayuntamiento! [7]

En la primera mitad del siglo XVIII, toda Viena comienza a dar un aspecto espléndido. La amenaza turca había terminado, la gente respiró aliviada y reconstruyó la ciudad gravemente dañada con un nuevo esplendor. Junto a la nobleza y la familia imperial, la burguesía de la ciudad no quiso quedarse atrás, y el magistrado también puso su granito de arena. El antiguo ayuntamiento, que no era muy atractivo, se transformó en su forma barroca actual en 1699, y otros edificios municipales, como la armería burguesa, también se reconstruyeron o rediseñaron. [8]

Ya en 1737, cuando Donner aún estaba en Pressburg, el ayuntamiento había aprobado una resolución para la construcción de la magnífica fuente en lo que entonces era el Mehlmarkt – hoy Neuer Markt. El ayuntamiento había decidido retirar la fuente de dibujos de la plaza y erigir allí una fuente de mayores dimensiones.

Andromedabrunnen/Altes Rathaus Wien/Nahaufnahme; © Rita Klement; Link

Anteriormente, la picota y la horca habían sido retiradas por orden del emperador y ahora había espacio para construir una fuente. La adjudicación del contrato fue precedida por un concurso en el que Georg Raphael Donner se impuso a grandes artistas de su época como Lorenzo Matielli. [9] La fuente del Hoher Markt fue, pues, el primer gran monumento de Viena que no fue encargado por la casa imperial o la alta nobleza, sino por la propia ciudad de Viena. [10] Por ello, las «Providentiabrunnen», que llevan el nombre de su figura central, también están desprovistas de cualquier símbolo religioso o imperial. En el centro, la Providentia, símbolo de la previsión y la prudencia, es la personificación del «gobierno sabio de la ciudad», rodeada por los peces más comunes del Danubio y las personificaciones de los ríos March, Enns, Traun e Ybbs. [11] Estas figuras en el borde de la cuenca de la fuente son de un movimiento increíble. El Traun, en forma de hombre joven y sin ropa, ha salido literalmente de la cuenca y se dirige hacia el agua. [12]

El consejo de la ciudad, bajo el mando del alcalde Johann Adam von Zahlheim, quedó aparentemente satisfecho con la obra de arte y encargó a Donner la creación de otra fuente poco después. En el ayuntamiento de la Wipplingerstraße se iba a realizar otra obra, la llamada Fuente de Andrómeda. De nuevo, una figura femenina mitológica está en el centro. Andrómeda representa simbólicamente la ciudad de Viena, el dragón que la amenaza son los turcos, que habían asediado la ciudad unos años antes. Pero Perseo acude en ayuda de la bella atada, igual que las tropas de socorro rescataron en su día a la Viena asediada. Esta es una de las últimas misiones que Donner puede llevar a cabo. La fuente del Ayuntamiento se construyó entre 1740/41 [13] – el 15 de febrero de 1741 Donner falleció a la edad de no más de 48 años en la casa Managetti de la Heumarkt de Viena (actual distrito 3). [14] En el momento de su muerte, su situación económica era muy desfavorable, por lo que su viuda llegó a negarse a aceptar la herencia para no tener que pagar las deudas. Sin embargo, no sabemos de dónde procedían las deudas pendientes, posiblemente había calculado mal la compra de material caro para sus obras. [15]

Georg Raphael Donner (Künstler), Die Traun. Männliche Flussallegorie. Figur vom Mehlmarktbrunnen (Neuer Markt), 1739, Wien Museum Inv.-Nr. 145040/8, CC BY 4.0, Foto: Birgit und Peter Kainz, Wien Museum; Link zum Bild

El arte de Donner sigue siendo único hoy en día. Ya no es un barroco puro, de cuyo lenguaje formal se había desprendido; Donner sólo puede atribuirse al rococó con unas pocas obras; probablemente se le puede describir mejor como uno -o el- pionero del clasicismo en Austria. [16]

Sin embargo, su obra principal estuvo a punto de ser víctima del exceso de celo de las comisiones de castidad de María Teresa. Pues la comisión, que en realidad sólo debía poner fin a los tejemanejes de los vieneses, también se había propuesto mantener el arte «limpio». En 1771, la comisión ordenó la retirada de las figuras de la fuente desnuda. Afortunadamente, el escultor Georg Martin Fischer recibió el encargo de fundirlas – no cumplió la orden imperial y las escondió en el Bürgerliches Zeughaus hasta 1801, para volver a restaurarlas más tarde [17] – pero eso ya es otra historia….

Referencias y bibliografía utilizada

1 … Kögl, S. 8ff. und Blauensteiner S. 11.

2 … Karl et.al. 141ff.

4 … Kögl, S. 8ff und Blauensteiner S. 11.

5 … Blauensteiner, S. 11.

6 … Kögl, S. 15ff. und Blauensteiner 22ff.

7 … Blauensteiner, S. 11.

8 … Mattl-Wurm, S. 23ff.

9 … Matttl-Wurm, S. 24f. und Czeike, S. 235f.

10 … Kögl, S. 3.

11 … Mattl-Wurm, S. 25 und Czeike, S. 235f.

12 … Kögl, S. 21.

13 … Czeike, S. 235f.

14 … Kögl, S. 43.

15 … Wurzbach, S. 366.

16 … Kögl, S. 7, 43 und Blauensteiner 8ff.

17 … Markus, S. 378f.

¿Quiere estar informado sobre las últimas actividades?

Preludio No. 1 de H. Villa-Lobos

La historia de Giulio Regondi

La historia de Ida Presti

Pin It on Pinterest

Share This