Castillos en España

de Thomas Stiegler

Federico Moreno Torroba [1] siempre me recuerda un poco a Richard Strauss. Ninguno de los dos era un innovador musical, ambos se centraban en la composición de música sinfónica y consideraban que la artesanía sólida era el mejor medio para convertir sus sueños y pensamientos en obras de arte de pleno derecho. Y hay una cosa más que tienen en común: estaban firmemente arraigados en la tradición musical de su país. Mientras que para Richard Strauss fue la música sinfónica alemana a la que permaneció apegado durante toda su vida y que desarrolló constantemente, para Moreno Torroba fue la música tradicional española, en cuyo idioma pensó y en cuya estela escribió sus obras maestras.

No fue el único, muchos de sus contemporáneos también se esforzaban por crear una música típicamente española, como Manuel de Falla o Joaquín Rodrigo. Por ello, además de obras sinfónicas y óperas, compusieron numerosas obras para guitarra, pues eran conscientes de la importancia de este instrumento para la tradición musical nacional de España. Las obras de Moreno Torroba no son ciertamente las más conocidas entre ellas (este lugar corresponde a composiciones como E, pero su especial riqueza de melodías, colores y ritmos vivos identifican con razón a Torroba como uno de los compositores de guitarra más importantes del siglo XX.

También es interesante que Moreno Torroba y sus contemporáneos tuvieran un enfoque específico del arte y la cultura española, para el que existe incluso una palabra propia: casticismo [4]. En la música, este término se refiere a la combinación de elementos folclóricos basados en las tradiciones ibéricas con un hábito impresionista para rendir homenaje a determinados lugares o representar diferentes estados de ánimo. Esto es ya reconocible en títulos como: Las puertas de Madrid [5] o Aires de la Mancha [6]; pero también en denominaciones de movimientos individuales como: Bailando un fandango campesino, Agua de presa, Cosecha, Fiesta en el pueblo, Amanecer, Boda, Camino del molino y Juegos infantiles.  [7]

Este principio compositivo es también claramente reconocible en las siete piezas que Torroba recopiló en su primer volumen de Castillos de España. Porque no solo son un homenaje a los castillos y fortificaciones de su patria, sino que recuerdan el pasado glorioso de España y hablan en muy poco espacio del orgullo y la añoranza de los romanos, de su pasión, de su tristeza y del cansancio del mundo conocido en Portugal como saudade [8]

Turegano

Cuando pensamos en la Iglesia católica hoy, solemos asociarla con cosas como la seriedad, la dignidad o el aburrimiento. Pero no siempre fue así. En el pasado, cuando la Iglesia estaba mucho más arraigada en el pueblo, representaba a capas mucho más amplias de la población. En consecuencia, también existía un abanico mucho más amplio de posibilidades para vivir la propia fe: desde el estricto asceta que, aislado del mundo, vivía solo para sí mismo y para Dios, hasta el príncipe eclesiástico amante del esplendor y de la política mundana, que dejaba a Dios ser un buen hombre y, por lo demás, se preocupaba bastante poco por el bienestar de su propia alma y la de sus semejantes.

Tal vez la sede episcopal fortificada de Turégano recordaba a Torroba este último aspecto de la historia de la Iglesia. Porque su fantasía irradia una noble alegría, un animado sí a la vida, sin caer nunca en la vulgaridad, tal y como la conocemos por las historias de vida de los príncipes más importantes (al mismo tiempo espiritual y secularmente arraigados) de la Iglesia.

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

Manzanares el Real

¿Soy el único que piensa en el Quijote cuando escucha esta obra? ¿Y de su fiel amigo Sancho Panza? Tal vez sea la historia que hay detrás de la composición lo que me evoca esta imagen. El caballero de la forma triste que, lleno de alegría y coraje, se precipita hacia un castillo sin la menor esperanza de llegar a él. Porque Manzanares el Real también debía quedar fuera del alcance de todos, no solo del caballero de la triste forma, ya que era uno de los edificios más poderosos e imponentes del Imperio español. Por esta razón, también desempeñó un papel destacado en la estructura de poder de los reyes españoles como último baluarte de Madrid contra los ataques del norte, por lo que la imponente visión del castillo solía ser suficiente para intimidar a los enemigos y obligarlos a retirarse.

En la música se escuchan unos acordes que desde lejos recuerdan a las fanfarrias. Le sigue un elegante tema que evoca el paso de un corcel de caballería. ¿Quizás se supone que es un caballero solitario que mira el castillo desde la colina? ¿Soñando con hazañas gloriosas, con un jubón remendado, una lanza rota en la mano, al lado de su fiel amigo Sancho Panza? ¿Sin esperanza, pero lleno de alegría por la vida?

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

Alcaniz

Una de las bases más importantes de la Orden de Calatrava [9] fue el Castillo de Alcañiz, construido hacia el año 1200. Como los miembros de la orden no solo eran simples caballeros, sino también monjes y eruditos, el castillo estaba dotado de un claustro y una iglesia. En el siglo XIV, cuando el castillo era la sede del Gran Maestre de Aragón, se construyó la gran torre residencial sobre el pórtico de la iglesia, y en el siglo XVIII se edificó el palacio barroco del Maestre de la Orden [10], creando esta imponente vista que conocemos hoy.

La composición de Torroba nos recuerda que los miembros de esta orden no eran espadachines osados, ni tampoco unos amargados caseros que estaban encantados de cambiar sus espadas por plumas. Más bien, nos muestra una imagen completamente diferente de ellos: su danza en tiempo triple está escrita en un ambiente de alegría y regocijo que recuerda mucho más a las celebraciones felices en compañía de la gente que a la guerra y el sufrimiento. Y así es, porque quizá sea cierto lo que me dijo una vez un sabio: «solo los más grandes guerreros pueden saborear al máximo los días de paz».

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

«La guitarra es una pequeña orquesta.» (A. Segovia)

Sigüenza

 

En la Catedral de Sigüenza se encuentra el sepulcro de Don Martín Vázquez de Arce [12], uno de los monumentos funerarios más maravillosos de España. Este Don Martín, luchó de joven junto a los reyes católicos Isabel I y Fernando V y cayó en el asedio de Granada en 1486. En recuerdo, sus padres mandaron construir esta estructura, que pronto se conoció popularmente como El Doncel y de la que el filósofo y ensayista José Ortega y Gasset llegó a decir que era: «la estatua de luto más bella de España».

No sé si Torroba conocía la tumba de El Doncel. Pero me parece creíble, porque esta fina canción de cuna, acompañada de unos acordes que suenan casi elegantes, encaja perfectamente con el ambiente de este sitio. Y el subtítulo, La infanta duerme, también habla de ello. Pues esta estatua ha pasado a la historia del pueblo (por sus suaves rasgos y la encantadora expresión de su rostro) no como un caballero, sino como una doncella.

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

Alba de Tormes

En Alba de Tormes, pequeña localidad española y lugar de origen de la Casa de Álvarez de Toledo, se encuentra la tumba de santa Teresa de Ávila [13], venerada en la Iglesia católica tanto como santa como doctora de la Iglesia. A lo largo de su vida, incluso en sus peores momentos, trató de cultivar una intensa amistad con Dios en la humildad. Probablemente en recuerdo de ella, Moreno Torroba escribió una de sus obras más amables, un chiste que fluye suavemente entre bajos y agudos, que recorre toda la pieza y que nunca rompe el marco de una tranquila modestia.

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

Torija

Una obra sobre la esperanza. Una obra que quizás muestra cómo puede surgir algo nuevo de la ruina y el sufrimiento. Una obra sobre la historia del castillo de Torija. Construida en el siglo XI por los Caballeros Templarios y tras haber participado en numerosas guerras hasta convertirse en una de sus fortalezas más importantes, fue ocupada y completamente destruida por los franceses en el siglo XIX. Solo para ser reconstruido después de la retirada de los ejércitos del gran corso, más hermoso y más grande que antes.

La música también está relacionada con esto. Comienza con una melodía que nos hace soñar. Luego experimentamos un tono de inquietud que viene de lejos, recordándonos la historia de este lugar, para luego volver a la belleza del principio. La repetición es entonces solo como un delicado sueño.

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

Montemayor

El Castillo de Montemayor domina la llanura de Munda, donde se enfrentaron los ejércitos de Julio César y sus adversarios en el año 45 a.C. (en la batalla final de la Guerra Civil Romana). Tras su victoria en la batalla, César regresó gloriosamente a Roma para gobernar en solitario a partir de entonces, aunque solo fuera durante un año, porque los conspiradores ya estaban al acecho y buscaban su vida. Ni siquiera este asesinato cambió el hecho de que la República Romana hacía tiempo que se había extinguido.

El poema tonal de Torroba habla de este acontecimiento con tristeza. De dolor no solo por la caída de la vieja República y la bajeza del pueblo, sino, sobre todo, por los muchos muertos sin sentido que siempre tienen que pagar el peaje de sangre por el juego de los poderosos y, sobre cuyas tumbas vacías, solo el viento frío sigue tocando su canción.

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

Referencias

1 … 1891-1982, compositor español

2 … El sombrero de tres picos, Manuel de Falla

3 … Concierto para guitarra y orquesta, Joaquín Rodrigo

4 … Se desarrolló en el siglo XVIII como un movimiento reaccionario contra la Ilustración francesa. Se trataba de defender el carácter nacional español en todas sus expresiones (lengua, cultura, religión, etc.).

5 … Las puertas de la ciudad de Madrid

6 … El aire de La Mancha

7 … De: Moreno-Torroba, Estampas.

8 … También se conoce como la forma portuguesa del cansancio del mundo, aunque puede describirse más como melancolía o melancolía suave que como un verdadero dolor. Sin duda, su forma más bella es el fado, la chanson portuguesa.

9 … Fundada en 1158, fue la primera de las grandes órdenes de caballería españolas.

10 … Palacio de los Comendadores

11 … Subtitulado: La infanta duerme.

12 … 1461-1486, noble y militar castellano.

13 … Venerado en la Iglesia Católica Romana como santo y maestro de la Iglesia.

Preludio No. 1 de H. Villa-Lobos

La historia de Giulio Regondi

La historia de Ida Presti

¿Quiere estar informado sobre las últimas actividades?
Der Leiermann

Nur eine E-Mail !

Erhalten Sie unseren Newsletter und lesen Sie Interessantes aus der Welt der Kunst und Kultur, Beiträge aus der Geschichte und immer das Neueste vom Leiermann.
Zur Anmeldung
close-link

Pin It on Pinterest

Share This