¡El café frío te pone guapa!

 

 

von Thomas Stiegler

Un signo de cultura es la voluntad de domesticar la naturaleza, de moldearla según los propios deseos y, por tanto, de alejarse cada vez más de ella. En otras palabras, convertirse en «antinatural».

Esto corre como un hilo a través de nuestra historia. Esto se puede ver, por ejemplo, en los cambios que ha sufrido la imagen de la belleza a lo largo del tiempo.

En el reino animal, la belleza sigue siendo algo muy sencillo: un signo de salud y fuerza y, por tanto, el criterio más importante para elegir pareja. Pero para nosotros, los humanos, la idea de lo que se considera bello ha cambiado una y otra vez y se ha adaptado a la cultura imperante hasta llegar al punto en que nos encontramos hoy.

No quiero ni hablar de todas las modelos flacas y de las extrañas formas de la moda que parecen servir sólo para hacernos feas. Pero es interesante ver cuán diferente es nuestra imagen de la belleza de lo que Tiziano o Rubens, con sus figuras casi rebosantes de vida, nos presentaban como el ideal.

Pero creo que nuestro tiempo también pasará en algún momento y volverán a amanecer días más felices y, sobre todo, más vivos. Al fin y al cabo, la vida no sigue un camino predefinido de A a B con un objetivo concreto hacia el que nos movemos. Más bien se asemeja a una espiral en la que se integra la humanidad y en la que todo vuelve en algún momento.

Incluso en tiempos anteriores, hubo épocas en las que la fealdad, es decir, el aspecto mórbido y antinatural de una persona, se estilaba como belleza, y estas épocas también pasaron en algún momento y dejaron paso a otro ideal de belleza.

Una época que quizá no sea precisamente conocida por su fealdad, pero sí por la antinaturalidad de sus contemporáneos, es el Barroco. Porque, además de la apariencia de marioneta de sus gentes (el ideal de la época era el maniquí movido por hilos) y el lenguaje compasivo, también trataban de alejarse lo más posible de la naturaleza en su apariencia (aunque estas mismas personas estaban convencidas de que eran completamente «naturales»).

Busto de una joven tomando café, Louis Marin Bonnet, 1774; © Rijksmuseum, CC0

Uno de sus rasgos de belleza más importantes era la piel blanca e impecable, y las mujeres hacían casi cualquier cosa para estar a la altura de este ideal. Esto incluía dejarse desangrar, untarse la cara con pintura u otros medios mucho más peligrosos.

Y ni siquiera se permitía que el pelo cayera suave y naturalmente, sino que se le obligaba a meterse debajo de una peluca y a esconderse allí.

 

La medida en que esto podría tener lugar puede verse, por ejemplo, en un informe sobre el canciller austriaco Kaunitz:

«Para empolvar su peluca, cuatro sirvientes con fuelles tenían que poner en movimiento incesantemente grandes nubes de polvo en una habitación, durante las cuales Kaunitz, caminando de arriba a abajo, trataba de atrapar el polvo más fino con su peluca y al mismo tiempo lograr una distribución adecuada del mismo.»

 

Y ahora hay que imaginarse a una mujer de la nobleza de la época, con un corpiño ajustado, el pelo empolvado y peinado y la cara elaboradamente decorada.

A quien un sirviente le sirve una taza de café recién hecho, cuyo vapor caliente desharía todos sus esfuerzos. ¡Qué impertinencia!

 

Y así fue como el café pronto se bebió sólo frío en estos círculos.

Porque «el café frío te pone guapa».

Aunque «el café frío preserva la belleza» probablemente habría sido una mejor descripción.

Auch in Buchform: Kulturgeschichten des Kaffees – Rezepte und Anekdoten der europäischen Kaffeehauskultur.

Verwendete Literatur

.

¿Quiere estar siempre informado de las últimas actividades (sólo en inglés)?

Lesen Sie mehr:

Kulturgeschichten der Wiener Küche

Die Stadtschreiberin von Wien

Kulturgeschichten des Kaffees

Der Leiermann

Nur eine E-Mail !

Erhalten Sie unseren Newsletter und lesen Sie Interessantes aus der Welt der Kunst und Kultur, Beiträge aus der Geschichte und immer das Neueste vom Leiermann.
Zur Anmeldung
close-link

Pin It on Pinterest

Share This