El lobo estepario

«El lobo estepario» fue el primer libro «real» que leí en mi juventud. Recuerdo que un vecino me lo pasó por debajo de la mesa y me susurró que tenía que leer este libro, porque en él estaba «la verdad».

Por supuesto, la verdad. Estaba seguro entonces de que nada debe ser más fácil que apretarlo entre dos tapas.

¡Qué tonto fui!

Desde entonces ha pasado un cuarto de siglo y mi pelo se está volviendo gris lentamente. Pero aunque he tomado muchos caminos en todos estos años, no siento que haya dado un paso más hacia la verdad.

Y la fe me está abandonando lentamente.

 

¡Pero este libro!

Lo que lo hizo tan valioso para mí en ese momento (y lo que aún hoy lo hace tan atractivo) fue la descripción de todo lo que sólo podía sentir inconscientemente durante esos años. El disgusto por la sociedad, la tristeza por la decadencia de nuestra cultura y sobre todo la descripción de mi soledad siempre presente.

Y con eso el camino del despertar comenzó para mí.

 

Por eso me gustaría inspirarte un poco para el «Lobo estepario» de hoy.

Aunque parezca una mala idea, ya que muchos críticos dicen que es una obra pobre y H. Hesse un autor anticuado.

Pero no creo que eso sea por la narración. Que no es culpa del libro, sino de los críticos que han aprendido a aullar con los lobos y a reírse de sus sueños. Y que perdieron una parte de sí mismos en el proceso.

 

Igual que yo.

Yo también me he vuelto más maduro y sensato, he visto una parte del mundo y creo que soy más sabio y más tranquilo. Pero la verdad es que sólo he perdido mis sueños. Y mi esperanza.

Pero este libro me toca una y otra vez. Hace que suenen cuerdas dentro de mí que creí que se habían desgarrado hace tiempo.

Siento la soledad en la que vive Haller. La desesperación por su existencia y el dolor por la desaparición de la cultura. Por todo esto se ha convertido en la parte más importante de mi propia vida.

 

Hoy en día, a menudo me conmueve la pregunta de por qué a Hesse siempre se le califica de autor de la juventud. ¿Que sólo puedes leer cuando no eres lo suficientemente «maduro»?

Pero, ¿qué es lo que intentas decir básicamente? ¿Que sólo somos maduros cuando somos capaces de correr con las masas, pensar igual que todos los demás, y valorar el dinero y el poder más que nuestra cultura? ¿O los miserables restos de nuestra humanidad?

La respuesta a esta pregunta tendría que ser un fuerte «no».

¡Un grito fuerte y una rebelión!

No nos empantanemos en el entretenimiento y el consumo.

Mantengamos nuestros sueños y nuestro anhelo. ¿Porque no están en el centro de lo que hace nuestras vidas? ¿No nos muestran el camino que nos lleva a la humanidad?

Con un clic en la foto puedes apoyar nuestra plataforma online para la historia cultural europea!
Y H. Hesse puede ayudarnos con eso.

 

Denn er war selbst sein Leben lang der unverstandene Träumer, der Suchende, der Irrende, der sich immer wieder auf die Reise machte.

Und darüber schrieb. In klaren, einfachen Worten und in Geschichten, die uns im Innersten berühren.

 

Wenn ihr Sehnsucht verspürt, wenn ihr merkt, dass etwas Wichtiges in eurem Leben fehlt, oder wenn ihr eure Träume vermisst, dann nehmt die Bücher Hesses zur Hand. Und beginnt dabei mit dem „Steppenwolf“.

 

Denn dieses Werk ist traurig, es ist dunkel und müde wie unsere Zeit. Aber es ist auch von einer eigenartigen Schönheit beseelt und treibt einen Pfahl ins versteinerte Herz unserer Zeit.

 

Dieser Harry Haller ist wie wir. Er geht verbittert einsam seinen Weg. Verloren auf seltsamen Pfaden stolpert er durch das Dunkel der Welt.  Aber trotzdem macht er immer weiter, bis dieser Kelch zur Neige geht.

Um dann den Sprung zu wagen, hin zur Musik, zu den Sternen, und vielleicht zu sich selbst.

 

Und das sollten auch wir tun.

Auch wir sollten wieder neue Pfade suchen. Zu unseren geliebten Büchern, zur Musik und unserer Geschichte.

Und auch wir sollten schlußendlich diesen Sprung wagen.

 

Und dabei kann uns dieser schmale Band von Hermann Hesse helfen.

¿Quiere estar informado sobre las últimas actividades?
Historia cultural de la cocina vienesa
La historia de Selma Lagerlöf
El origen de la opereta

Pin It on Pinterest

Share This