Filtro de café Melitta

por Thomas Stiegler

Filtro de café Melitta

por Thomas Stiegler

Alrededor de 1900, beber café ya no era un lujo. Para mucha gente, era una parte del día tan importante como la sopa de mediodía o dar las gracias.

Pero, aunque cada vez es más popular, su preparación es todo menos sofisticada. El café en polvo se vaciaba simplemente en una olla con agua, se llevaba a ebullición y, antes de servirlo, se pasaba por un colador para retener los posos del café.

Para ello se utilizaba una bolsa de tela (que, sin embargo, empezaba a oler a humedad con el tiempo) o tamices de cerámica y metal. Pero ni siquiera éstos eran ideales, ya que si tenían agujeros demasiado grandes, el polvo de café acababa en la taza; si, por el contrario, se utilizaban tamices con agujeros demasiado pequeños, se atascaban rápidamente y había que limpiarlos constantemente.

Además, independientemente del método que se utilizara, al final siempre quedaba algún poso de café desmenuzado y de sabor amargo en la taza.

© pixel2013

Una circunstancia que el ama de casa Melitta Bentz, segura de sí misma, ya no estaba dispuesta a soportar.

En su época, en los primeros años del siglo XX, ya se experimentaba con papel secante que podía utilizarse en lugar de filtros textiles.

Pero el proceso seguía siendo muy laborioso, porque había que cortar el papel uno mismo y luego encajarlo bien en la olla.

Así que Melitta Bentz empezó a buscar una solución mejor por su cuenta.

Uno de sus intentos fue hacer pequeños agujeros en un vaso de latón y colocar encima papel secante del libro de ejercicios de su hijo. A continuación, colocó la taza sobre una olla, la llenó de café en polvo y le echó agua caliente.

El resultado fue abrumador. «El aroma del filtrado resultó ser delicioso y digerible. Además del café molido, los aceites de los granos tostados quedaron en el papel. Esto hizo que el café ya no tuviera un sabor tan amargo». [1]

Animada por las reacciones positivas de sus amigos, dio un paso inusual para su época y fundó una empresa con su propio nombre.

En el verano de 1908, hizo registrar, es decir, patentar, en el registro de modelos de utilidad de la Oficina Imperial de Patentes de Berlín, el «filtro de café con una base curvada hacia abajo, un orificio de drenaje y un tamiz de inserción suelta».

Y en otoño de ese mismo año, se fundó la empresa de filtros de café Melitta con un capital inicial de sólo 73 pfennigs.

La primera sede de la empresa fue el piso de la familia en Dresde y los primeros empleados fueron su marido Emil Hugo y sus dos hijos.

A partir de ese momento, se dedicaron a martillar y perforar, y luego llevaron la mercancía limpia y finamente empaquetada en una carretilla de mano a la oficina de correos más cercana y la enviaron a clientes de todo el Reich alemán.

© subarasikiai

Y los primeros éxitos no tardaron en llegar.

Después de que en 1910 se fabricara el primer filtro redondo de aluminio, este «aparato filtrante Melitta» ganó la medalla de oro en la Exposición Internacional de Higiene de Dresde de ese mismo año.

«En los primeros años, sin embargo, había que explicar la novedad», informa Martin Möcking. «Al igual que las aspiradoras de la marca Vorwerk, las manifestantes recorrieron el país para publicitar el producto». 4

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, la empresa luchó por sobrevivir, ya que el papel estaba estrictamente racionado y la importación de café estaba completamente prohibida.

Pero tras el final de la guerra, la empresa creció rápidamente.

Ya en 1920 hubo que comprar más edificios y en los años siguientes se produjeron más de 100.000 filtros. Finalmente, en 1929, la empresa se trasladó a Minden, en Westfalia Oriental, ya que en Dresde no se podían encontrar locales de producción adecuados.

La demanda de los productos era ahora tan grande que 80 trabajadores tenían que hacer doble turno para atender todos los pedidos.

En la actualidad, el «Melitta Unternehmensgruppe Bentz KG» es una empresa internacional con más de 4.000 empleados, dirigida principalmente por el bisnieto de Melitta, Jero Bentz.

Un triunfo increíble para una idea que comenzó en la cocina de una simple ama de casa, con una pequeña lata y unas cuantas hojas de papel secante de las mochilas de sus hijos.

Referencia de la fuente

1 … https://www.welt.de/print/die_welt/wissen/article171383510/Wie-ein-Vorname-zur-Weltmarke-wurde.html

El mundo de la cultura de los cafés europeos –
¡ahora también en forma de libro (en inglés) !

¿Quiere estar informado sobre las últimas actividades (en inglés)?
¡Historias culturales de la cocina vienesa (en inglés) !
El arte de la Edad Media
Una llamada de Casandra – Un homenaje a Homero

Pin It on Pinterest

Share This