Selma Lagerlöf

por Janin Pisarek

Selma Lagerlöf (1858-1940) es probablemente una de las escritoras más famosas de Suecia. Sus obras contrastadas, influenciadas por la tradición de la narrativa oral, pertenecen a la literatura mundial. Fue la primera mujer en recibir el Premio Nobel de Literatura y estuvo muy involucrada en la vida social y política.

Los primeros años

Selma Ottilia Lovisa Lagerlöf nació el 20 de noviembre de 1858 en la finca de sus padres en la provincia sueca de Värmland. Es el cuarto hijo del ex-teniente Erik Gustav Lagerlöf (1819-1885) y de su esposa Elisabet Lovisa, de soltera Wallroth (1827-1915), que proviene de una familia adinerada de mayoristas.
En la mansión Mårbacka, Lagerlöf crece en buenas condiciones de clase media. Los largos y oscuros inviernos están llenos del arte de la narración de historias de la familia. Los cuentos de hadas, sagas, mitos y leyendas los impresionan tanto como los cuentos históricos.

Lagerlöf pasa mucho tiempo envuelto en historias y libros. Por un lado, escapa de la vida cotidiana, en la que sufre cada vez más de las tendencias autodestructivas de su querido padre. Por otra parte, ella se enferma con una misteriosa parálisis de las piernas durante la infancia. Ella ve cosas positivas en ello: «Esta discapacidad me obligó a sentarme y mirar dentro de mí, y por eso me convertí en escritora. Si hubiera estado sana, probablemente habría tenido que casarme con algún director de fábrica. «1

Abriendo nuevos caminos

 

Lagerlöf se siente muy culpable por haber dejado a su padre severamente alcohólico, pero una vida como ama de casa está fuera de discusión. Pronto descubre que quiere ser escritora. En el ámbito de la educación, reconoce la oportunidad de participar activamente en el cambio y el progreso social.

Después de completar sus estudios en 1885, consigue un trabajo como maestra en un internado para niñas, donde pasa los siguientes diez años. En el mismo año en que su padre murió. La finca Mårbacka, la granja de su niñez, que había sido transmitida por línea femenina durante tres generaciones, tuvo que ser vendida en 1890 debido a las altas deudas. El miedo a perder su casa y su granja es algo que la autora aborda más tarde en varias de sus obras.

Con su talento para la narración animada, Lagerlöf inspira a sus estudiantes a la literatura. Con textos para el periódico local, también llega a los seguidores del entonces emergente feminismo, que se ponen en contacto con ella. Sus puntos de vista sobre el papel de la mujer en particular se adelantan a su tiempo.
Así fue como conoció a una de las feministas contemporáneas más importantes de Suecia, la Baronesa Carin Sophie Adlersparre (1823-1895). Aconsejó a Lagerlöf que publicara libros y la ayudó a que la publicaran en Dagny, la revista literaria de las feministas.

En 1890 ganó el primer premio en el Journal Idun con un manuscrito sobre Gösta Berling. Se libera de la enseñanza durante un año para que pueda dedicarse a la escritura.

Las primeras publicaciones

 

En La leyenda de Gösta Berling, Lagerlöf entrelaza las dos tramas en una saga con leyendas regionales, mitos clásicos y motivos de cuentos de hadas como Cupido y Psique, y material literario mundano como Fausto o Don Juan. Por sus poéticas descripciones de paisajes, melancólicas representaciones de tiempos pasados, imágenes de cuentos de hadas, y su inclinación por lo sobrenatural, es criticada despectivamente como «en sagotant», una tía de cuento de hadas. Se la acusa de ser ingenua y de tener un apego infantil a su tierra natal, ya que en ese momento se está estableciendo cada vez más un realismo contemporáneo y socialmente crítico. Así, el libro se vende bastante mal hasta que el conocido crítico literario Georg Brandes (1842-1927) pone en marcha su crítica positiva del libro.

Sólo después de su segundo libro, Invisible Gangs, logró su avance en Suecia en 1894, y Gösta Berling también se convirtió en un bestseller debido a su olvidada forma moderna y episódica. Con este éxito puede dejar su trabajo de maestra en 1897 y vivir como escritora.

Lagerlöf viajó con su querida amiga Sophie Elkan (1853-1921) a casi todos los países europeos, Palestina y Egipto. Al lado del rico y animoso escritor, Lagerlöf adquiere una manera social segura. Los muchos viajes que hicieron juntos influyeron en las obras de Lagerlöf.
Su situación financiera se relajará enormemente. La Academia Sueca concede a Lagerlöf una pensión vitalicia para que pueda dedicarse por completo a la escritura. En 1897, se publica Los milagros del Anticristo.

Su obra Eine Herrenhofsage se publica en 1898 como una colección de «novelas y cuentos para los trabajadores». En 1899 sigue Las reinas de Kungahälla, que contiene varias novelas legendarias.

En ese año, también conoció a Valborg Olander (1861-1943), un profesor de literatura comprometido políticamente y consejero estudiantil, en su nueva ciudad natal de Falun, y se desarrolló una relación amorosa de toda la vida. De las cartas de Lagerlöf publicadas más tarde, se desprende claramente que aseguró su amor («kärlek») tanto a Sophie Elkan como a Valborg Olander. Pero sólo a Olander le gusta la ternura física.

Anne-Marie Lissel (*alrededor de 1920), la entonces secretaria de 16 años, recuerda más tarde cómo siempre tenía que dejar suficiente espacio cuando escribía cartas a Olander porque Lagerlöf insistía en que se le añadieran adiciones personales escritas a mano. También es Olander quien asesora a Lagerlöf y le ayuda a editar los manuscritos y a manejar la correspondencia.

Selma Lagerlöf alcanzó su mayor éxito con la obra épico-histórica en dos volúmenes Jerusalem, publicada en 1901 y 1902. En ella contrasta el paisaje boscoso y montañoso de la provincia de Dalarna con la ciudad de Jerusalén y describe la peregrinación y emigración de una familia campesina profundamente religiosa de la provincia sueca de Dalarna a Palestina.

De éxitos y fracasos

 

Incluso antes de la publicación de sus dos volúmenes sobre Jerusalén, ya había recibido una solicitud de la Asociación Sueca de Maestros de Escuelas Elementales para escribir un libro escolar y de lectura sobre Suecia. En 1906/1907 se publicó Die Wunderbare Reise des kleinen Nils Holgersson mit den Wildgänsen. Con esta publicación, Lagerlöf concibió un libro de lectura para las lecciones de historia local que era a la vez una obra de arte y un libro de texto.
En un lenguaje moderno y animado, Lagerlöf vincula las viejas leyendas, historias instructivas, experiencias de sueños, cuentos de hadas y descripciones geográficas con el destino de su héroe. La historia (cotidiana) y el presente de Suecia en esa época están tematizados – por ejemplo, las minas de mineral y los aserraderos, la agricultura y la navegación. Breves tratados de flora y fauna decoran la narración de manera instructiva. A vista de pájaro, el lector recibe una visión general de Suecia a principios del siglo XX. Nils Holgersson es tanto una novela de educación y desarrollo como un retrato amoroso de Suecia.

El 10 de diciembre de 1909 Selma Lagerlöf es la primera mujer que recibe el Premio Nobel de Literatura de manos del Rey Gustavo V (1858-1950). Durante muchos años el comité del Premio Nobel tuvo dudas sobre si un escritor de cuentos de hadas y sagas, que mezclaba elementos realistas y fantásticos, podría ser galardonado con el premio de literatura más importante.

En una subasta puede comprar su vieja casa solariega de Mårbacka y la tierra que le pertenece, y mudarse de nuevo. Está haciendo construir una fábrica allí para dar trabajo a la gente de la zona y mejorar la situación económica de la región. Proporcionará un seguro de salud, social y de pensiones para los 50 empleados aproximadamente. Sin embargo, toda la compañía, que empieza con suerte, resulta ser un desastre financiero.

En 1911 se publica la novela Liljecronas Heimat. La historia está ambientada en el mismo paisaje que Gösta Berling, presenta personajes conocidos y constituye la precuela de un capítulo del libro publicado 20 años antes. Ese mismo año, Lagerlöf pronuncia un discurso muy aclamado en un congreso internacional de mujeres en Estocolmo. El hecho de que una mujer de fama mundial, ganadora del Premio Nobel y propietaria de tierras, a la que se le negó el derecho de voto en ese momento, hizo que el discurso fuera particularmente explosivo.

Otro gran éxito es la refinada narración «El Carter de la Muerte» de 1912.

La obra abre una amplia perspectiva sin dejar un período de sólo unos minutos de la víspera de Año Nuevo. En poco menos de 100 páginas, Lagerlöf integra hábilmente referencias a la lucha contra la tuberculosis y se ocupa de agravios sociales concretos y contemporáneos como el alcoholismo y la violencia doméstica. Una vieja saga que cuenta que la última persona que muere en Nochevieja tiene que servir como vagabundo durante un año sirve como una historia enmarcada.
Lo sobrenatural toma un papel dominante a través de esta historia de fantasmas. Durante este tiempo, Lagerlöf expresa que tiene la sensación de que sólo una fina cortina la separa del mundo exterior. Este sentimiento forma el motivo básico de la historia.

En El emperador de Portugallia de 1914, Lagerlöf, al igual que en Gösta Berling y en La casa de Liljecrona, retoma el paisaje y los recuerdos de su infancia. Pero las sagas románticas y las aventuras amorosas dan paso aquí a una representación realista de la vida, especialmente de la gente pequeña, muchas costumbres y tradiciones, y el procesamiento de personas y eventos reales.

La agitación de la guerra

 

En 1914 Lagerlöf se convirtió en la primera mujer en ser nombrada miembro de la Academia Sueca. Debido al estallido de la Primera Guerra Mundial, cae en una crisis de escritura, que trata de superar. Defiende a los niños refugiados y pide actividades caritativas. Cuando su vieja amiga y compañera de viaje Sophie Elkan muere en 1921, Lagerlöf se reorganiza. Los colores oscuros y los recuerdos exóticos de Elkan han dominado su biblioteca desde entonces.

En 1922 se publica el primero de tres libros autobiográficos. En Mårbacka. Los recuerdos de la juventud llevan el camino desde el paisaje de Värmland y sus mitos hasta Estocolmo como un lugar de modernidad. La obra también tiene esto en común con las dos autobiografías que aparecen más tarde, Memorias de un niño en 1930 y Diario de Selma Ottilia Lovisa Lagerlöf en 1932.

En 1924 se estrenó la versión cinematográfica de Gösta Berling con la entonces actriz estrella Greta Garbo (1905-1990) en el papel protagonista, que más tarde se convirtió en un éxito de taquilla. Se filman otras diez obras de Lagerlöf.

Entre 1925 y 1929 se crea una trilogía, formada por El anillo del General, Charlotte Löwensköld y Anna, la chica de Dalarne. Esta obra cuenta la historia entrelazada de una familia. En 1928, Lagerlöf recibe un doctorado honorario de la Universidad de Greifswald.

Como pacifista, Lagerlöf también escribió panfletos, firmó el Segundo Manifiesto contra el Reclutamiento y Entrenamiento Militar de la Juventud en 1930 y recolectó donaciones para los refugiados y prisioneros de guerra. En sus llamamientos contra la guerra, Lagerlöf se dirige a las mujeres. En sus discursos, estiliza a la madre como la contrafigura del hombre dispuesto a ir a la guerra.
Debido a su actitud anti-guerra, fue observada de cerca en la Alemania nacionalsocialista a pesar de su estimado arte de la escritura popular. Teme que sus libros sean quemados. Sin embargo, sólo se cancela el programa de radio Deutschland grüßt Selma Lagerlöf (Alemania saluda a Selma Lagerlöf) con motivo de su 75 cumpleaños y se eliminan algunas obras de teatro del programa. Especialmente la venta de sus trabajos autobiográficos continúa casi sin obstáculos. La actitud de Lagerlöf hacia Alemania durante el Tercer Reich es ambivalente. Detesta la guerra y el fascismo, pero el éxito de sus obras en la Alemania nacionalsocialista también es importante para ella, ya que aprecia su gran círculo de lectores, con los que siente amistad.

Desde 1933 apoyó a los judíos en su huida a Suecia. En 1939, la escritora judía germano-sueca y más tarde ganadora del Premio Nobel de Literatura Nelly Sachs (1891-1970) y su madre se dice que están entre los que Lagerlöf ayuda a salir de Alemania. Lagerlöf, de más de 80 años, ya está enfermo en ese momento, pero la fuga de Nelly Sachs con su madre tuvo éxito. Sin embargo, Lagerlöf no vive para verlos entrar en Alemania. Sufre un derrame cerebral y yace inconsciente en su propiedad durante los últimos días. Muere el 16 de marzo de 1940 a la edad de 81 años. Se ha informado «que tenía la impresión de los desastrosos giros políticos de esta guerra cuando cerró los ojos el 16 de marzo de 1940».2

Un currículum

 

Selma Lagerlöf fue una mujer fuerte y una gran escritora hasta su vejez. Estaba comprometida política y humanamente y nunca perdió de vista el objetivo de un mundo mejor. Esto se refleja en su vívido interés por la psique humana, así como en su trabajo y sus obras, en las que a menudo se ocupa de los enfrentamientos entre mujeres y hombres, las problemáticas relaciones entre padres e hijas, los acontecimientos actuales y la evolución social.
El estilo narrativo de Lagerlöf en su extensa obra es y sigue siendo único. Al igual que los cuentos de hadas, muchas de sus obras comienzan con un punto de partida y se conciben como novelas de desarrollo o de búsqueda de sentido, ambientadas en un entorno en el que Lagerlöf retoma la naturaleza y los mitos y, al mismo tiempo, los conecta con la sociedad que vive allí.
Permite a los lectores participar en los impresionantes paisajes y festivales tradicionales, así como en las espeluznantes y oscuras noches con fantasmas o lobos. En sus acciones entrelazadas de destino y coincidencia, Lagerlöf logra sobre todo contrastar temas como el de los ricos y los pobres, el país y la ciudad, la vista humana y la vista de pájaro, las viejas leyendas y las visiones de futuro, el cristianismo y la mitología.

Todo esto se basa en sus extraordinarias habilidades narrativas, que a su vez se remontan a su infancia enriquecida por las tradiciones narrativas.

Lagerlöf deja así un popurrí de historias diversas sobre el país y su gente con una fuerte tendencia hacia lo fantástico, lo sobrenatural y lo mágico. Se nutre de las místicas e infinitas extensiones de Escandinavia, de elementos del folclore sueco y del simple y vívido lenguaje que refleja la encantadora diversidad del país.

En sagas, cuentos de hadas y leyendas se cuenta de las relaciones mutuas y fatales entre la gente, la naturaleza y sus criaturas.

1 Citado de: Frieling, Simone: reformador y mago. En el 75 aniversario de la muerte de Selma Lagerlöf, la primera ganadora del Premio Nobel de Literatura; En: Literatura General y Comparada. Literatura comparada en literaturkritik.de, número 4, abril de 2015, en: https://literaturkritik.de/public/inhalt.php?ausgabe=201504#20426

2 Ibid.

¿Quiere estar informado sobre las últimas actividades?
Historia cultural de la cocina vienesa
El arte de la Edad Media
Un grito de Cassandra – un homenaje a Homero

Pin It on Pinterest

Share This