Poemas de Hesse

Hoy me gustaría hablar un poco sobre la obra lírica de Hesse.

Pero debo confesar de antemano que no soy amante de la poesía. Aunque no llego tan lejos como Ch. Bukowski, que una vez dijo: «La mayoría de los libros dicen muy poco con demasiadas palabras. Y la mayoría de los poemas dicen demasiado con muy pocas palabras.»

Pero es cierto que la poesía suele abrumarme y luego me aburro muy rápidamente. Es el lenguaje comprimido y la densidad de las imágenes y los sentimientos que transmiten lo que me da, como amante de la prosa larga, la sensación de que se está empujando demasiado en un tiempo demasiado corto.

Pero como amo a Hermann Hesse y como se consideró toda su vida un letrista, me gustaría echar un breve vistazo a esta parte de su obra hoy en día.

Porque algunos de sus poemas me conmueven profundamente y me gustaría compartirlos con usted.

Y sólo puedo recomendarles que compren una edición completa de sus poemas y los hojeen una y otra vez. hasta que te encuentras con uno que te habla. Entonces deténgase, quédese un rato y conozca a uno de los poetas más puros del siglo XX.

 

Probablemente el poema más famoso de Hesse es «Im Nebel»

¡Es extraño caminar en la niebla!
Solitario es cada arbusto y cada piedra,
Ningún árbol ve a otro,
Todos están solos.

El mundo estaba lleno de amigos,
Cuando mi vida aún era ligera;
Ahora, mientras cae la niebla,
No queda nadie para ver.

En verdad, nadie es sabio,
Que no conoce la oscuridad,
El ineludible y silencioso
de todo.

¡Es extraño caminar en la niebla!
La vida es una soledad.
Ningún hombre conoce a otro,
Todos están solos.

 

Otro poema que me conmueve mucho es «Ravenna». Fue escrito durante su primer viaje a pie por Italia, el país que tanto amaba.

Era todavía la época de las carreteras polvorientas, sin turismo masivo y todas las comodidades que parece que necesitamos hoy en día. En cambio, estaba mucho más vivo que hoy.

La gente pasaba el tiempo en las calles, hablando con vecinos o extraños que deambulaban por su pueblo. Los niños sucios corrían por el mundo riéndose al lado de los perros salvajes, y toda una nación estaba ocupada principalmente con el canto, la risa y sus pequeños amores.

Italia era todavía el país como Goethe lo describió, o Stendhal y Casanov. Un país lleno de música, lleno de gente y sentimientos exuberantes y una vivacidad que ya no existe hoy en día.

Con un clic en la foto puedes apoyar nuestra plataforma online para la historia cultural europea!
Ravenna

Yo también he estado en Ravena.
Es un pequeño pueblo muerto;
Que tiene iglesias y muchas ruinas,
Puedes leer sobre ello en los libros.

Caminas a través de él y miras a tu alrededor,
Las calles son tan aburridas y húmedas
Y son tan tontos durante mil años
Y en todas partes crece musgo y hierba.

Es como las viejas canciones.
Los escuchas y nadie se ríe
Y todo el mundo escucha y todo el mundo reflexiona
Después de eso, en la noche.

Las mujeres de Ravenna llevan
Con una mirada profunda y un gesto tierno
En sí mismo un conocimiento de los días
El casco antiguo y sus festivales.

Las mujeres de Ravena lloran
Como los niños tranquilos: profundo y silencioso.
Y cuando se ríen, quiere parecer
Para embotar el texto de la manera más brillante.

Las mujeres de Ravena rezan
Como los niños: gentiles y llenos de satisfacción.
Pueden decir palabras de amor
Y ni siquiera saben que están mintiendo.

Las mujeres de Ravenna se besan
Extraño y profundo y devoto.
Y para todos ellos, la vida…
No hay nada que anunciar, pero debemos morir.

 

Me conmueven las líneas: «Es como las viejas canciones, las escuchas y nadie se ríe, y todos las escuchan y todos piensan en ellas hasta la noche».

¿También lo sabes? Este miserable pensamiento largo, esta reflexión y masticar una y otra vez lo que hemos experimentado. Solo. Por la noche.

Esa horrible soledad que desgarra tu corazón.

Pero también la magia y la belleza de esos momentos. El mundo entero descansa, y nada se mueve excepto tu sangre. Te acuestas solo en la cama y revives todo una y otra vez, sólo que más intenso y hermoso que nunca, porque sólo recuerdas la esencia de lo que has experimentado.

Y aunque duela, aunque duela y queme, en cualquier caso es la vida lo que sientes.

 

O, para decirlo con las palabras de Hesse, mucho más hermosa de lo que yo jamás podría:

 

¿Tú también lo sabes?

¿También sabes que a veces
En medio de una ruidosa lujuria,
En una fiesta, en un salón alegre,
¿De repente tienes que callarte y alejarte?

Entonces te acuestas en tu cama sin dormir
Como alguien que fue repentinamente golpeado por un repentino dolor de corazón;
El placer y la risa se han ido como el humo,
Lloras, lloras sin apoyo, ¿lo sabes?

 

Y otro de sus últimos poemas:

 

El crujido de una rama rota

Rama astillada y rota,
Aguantando año tras año,
En seco, hace sonar su canción en el viento,
Sin hojas, sin corteza,
Calvo, pálido, viviendo demasiado tiempo,
Cansado de una larga muerte.

Sonido duro y canto duro,
Suena desafiante, suena secretamente temeroso,
Un verano más,
Por un invierno más.

Todos los poemas fuera: Hermann Hesse, Die Gedichte, isel taschenbuch, traducido por Thomas Stiegler
¿Quiere estar informado sobre las últimas actividades?
Historia cultural de la cocina vienesa
La historia de Selma Lagerlöf
El origen de la opereta
Der Leiermann

Nur eine E-Mail !

Erhalten Sie unseren Newsletter und lesen Sie Interessantes aus der Welt der Kunst und Kultur, Beiträge aus der Geschichte und immer das Neueste vom Leiermann.
Zur Anmeldung
close-link

Pin It on Pinterest

Share This